¡Marzo!

Estándar

Whoa! Al fin noto que el tiempo ha pasado, puedo ser una loca llevando cuentas de días y en fin es algo que da mucha lata. Ya tengo un mes desde que regresé de Chile, y pues como vine y al par de día entré al nuevo año de la universidad, he sentido que he ocupado el tiempo y por ende lo he sentido más largo.

Pero hoy me entró pena, y pues mi esposo esta pasando por un problema familiar, quizá no problema, más bien una etapa y eso lo ha llenado de muy mal humor, obviamente no conmigo pero he sido quien ha estado escuchándolo. Espero pase pronto, porque recién ayer regreso a Viña del Mar. Hemos pasado 3 semanas sin vernos por skype, más que todo solo por vídeos que nos mandamos por WhatsApp y conversaciones ahí; la razón: la mala señal de internet en el departamento en el que se queda, coincidimos solo en la noche y muy temprano por la mañana (cuando acá en El Salvador son las 4:00 am y en Chile las 7:00 am) y todo por el trabajo de él y en mi caso por la eterna absorción de tiempo de mi carrera, pero es algo que lo estamos manejando muy bien, pues las atenciones y los detalles del uno hacía el otro no se pierden.

Mañana creía que podía hablar con él, todo el día si se nos daba la gana, pero no se podrá; tengo turno de 12 horas en el hospital en día domingo, espero que sea un buen turno porque por lo general nos mandan a emergencia y da lata estos días porque es cuando más lleno esta, me tocará despertarme a las 4:00 am para poder llegar a tiempo. Entro a las 6:00 am y luego salgo a las 6:00 pm. Estoy que ya quiero que se pase pronto todo esto.

Y paso un año.

Estándar

Tenía muy abandonado este blog, bueno, lo abandoné pero estoy aquí. Diré que la prueba de la distancia empezó el 14 de abril de 2013, hace 10 meses y unos días; pues al principio lo pasé fatal, mi chico pues estuvo un poco más relajado pero igual no estábamos para nada bien. Pero con el tiempo logramos adaptarnos y llevarlo mejor, si pasaron ciertos problemitas, no muy grandes ni nada que afectará demasiado nuestra relación, más que relación, un matrimonio.

Actualmente estoy en 5º año de medicina, aprobé el año pasado y aquí sigo, hace casi 3 semanas regresé de Chile (ahora si diré de donde es él) pase 8 semanas con él y fuimos realmente felices hasta el día en el que me tenía que regresar. Si bien fue triste, el fue un pilar para poder tener el valor de devolverme a mi país (El Salvador, un país chico de Centro América); cuando llegué a mi casa y finalmente dí señales de vida luego de 15 horas (fue un vuelo de 9 horas con escala en Lima, Perú) y pude comunicarme me di cuenta que el le dijo a su mamá que si yo no quería irme me regresara, pero yo no lo hice, en ese momento cuando viajaba hacía Santiago de Chile estaba serena, algo muy extraño porque me fuí hecha un mar de lágrimas de la casa de mi esposo a las 3:20 am.

Todavía me siento un poco mal, pero la Universidad me esta ayudando a pensar en otras cosas y poder hacer bien todo. Ahora el esta trabajando en Caldera, Región de Atacama. Y pues la espera ya se redujo a menos 10 meses, ya solo quedan 3 años y 11 meses para poder finalmente vivir juntos.

Hoy no pienso mantener el blog tan abandonado, contaré como fue todo en Viña del Mar y pues acompáñenmeImagen en esta aventura del amor a distancia.

En Madrid esta lloviendo…

Estándar

Si con esta parte de una canción muy famosa, inicio este blog, no soy usuaria de este tipo de cosas, sin embargo creo que es una excelente oportunidad para plasmar una historia real, o por lo menos para mi, un desahogo de lo que colma mi mente de impaciencia y me roba la paz ganada en tan poco tiempo.

No tengo nombre o probablemente este escondido por ahí, pero estoy enamorada, bueno no es la gran cosa. He tenido relaciones sentimentales pero ninguna tan profunda como la actual. Sus inicios se remontan en marzo de 2010, hoy es enero del 2013 casi 3 años después.

El detalle, porque no lo considero un problema (o eso es lo que quiero mentalizarme), es que este hombre al cual amo, esta a punto de regresar a su lugar de origen. Yo estudio, voy por la mitad, pienso con corazón y cerebro, debo terminar sin cobardía alguna mi carrera. El se regresa, las cosas no funcionaron donde vivo.

Pero continuaremos hasta donde sea posible llegar. Mi soledad y yo amaremos y su soledad y el nos esperaran. La soledad no es del todo mala, puedo encontrarme en ella, la aceptaré como amiga para que no me lastime como enemiga.

11 de enero de 2013, el esta aquí, aún no se ha ido. Yo sigo de vacaciones, preparándome para entrar a un nuevo año universitario, ¿con ganas? o ¿sin ganas? no lo se, quiero pensar en hoy 17:05 horas mientras escribo, no quiero pensar en nada más.